ENVÍANOS TU INFORMACION

foxyform




El primer ministro malasio, Najib Razak, en la rueda de prensa en....
Ninguna esperanza de encontrar supervivientes. El Gobierno de Malasia ha asegurado que el Boeing 777-200 desaparecido el pasado 8 de marzo se estrelló ese mismo día en el Índico sur, matando a los 227 pasajeros y 12 tripulantes que viajaban a bordo. "Confirmo con mucha tristeza que el vuelo MH370 acabó en el sur del Océano Índico", ha dicho el primer ministro malasio, Najib Razak, después de que la noticia fuera comunicada a los familiares. "Para ellos, las últimas semanas han sido desgarradoras y sé que esta noticia lo ha sido aún más". Antes del anuncio, Malaysia Airlines envió a los familiares un mensaje de texto en el que informaba de lo ocurrido y lamentaba comunicarles que "ninguno ha sobrevivido".
El anuncio pone fin a las especulaciones sobre la suerte que corrió el aparato, pero no explica las causas de lo que oficialmente sigue siendo una investigación criminal. El lugar donde cayó el avión, al oeste de la ciudad australiana de Perth, se encuentra a más de siete horas de vuelo de la ruta prevista por el MH370 entre Kuala Lumpur y Pekín. El secuestro o el suicidio por parte de uno de los pilotos se encuentran entre las hipótesis analizadas por los investigadores, junto a la posibilidad de que el Boeing sufriera un incendio o una cadena de fallos técnicos.
Supuestos restos del avión habían sido localizados en los últimos días por satélites a unos 2.000 kilómetros al oeste de la costa australiana. Al reconocimiento visual de los fragmentos por parte de aviones de reconocimiento se han sumado en las últimas horas datos obtenidos por satélites Inmarsat y un estudio llevado a cabo por la agencia británica de accidentes aéreos (AAIB) que demuestra que el avión se estrelló en una zona remota y sin posibilidad de realizar un aterrizaje de emergencia. "Se ha empleado un análisis jamás utilizado en una investigación de este tipo", aseguró el primer ministro malasio.

Víctimas de varios países

Los fallecidos confirmados son 153 ciudadanos chinos, 50 malasios, siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que fueron motivos de una investigación al saberse que subieron al avión con pasaportes robados en Bangkok. Su participación en un atentado fue descartado cuando se supo que trataban de emigrar para reunirse con su familia en Europa.
Los investigadores creen que el vuelo de Malaysia Airlines se desvió de su ruta después de que alguien desconectara los sistemas de comunicación en la cabina y pilotara de manera errática durante varias horas, supuestamente para eludir los radares civiles. El Boeing 777 no habría tenido gasolina para ir más allá del lugar donde se ha estrellado, por lo que había emprendido un rumbo hacia ninguna parte sin posibilidad de llegar a tierra firme.

Todas las hipótesis abiertas

Algunos expertos creen que no se puede descartar que la comunicación se perdiera por a causa de un incendio o que el avión siguiera volando después de que los pilotos perdieran el conocimiento por una descomprensión de la cabina.
Tanto el comandante Zaharie Ahmad Shah, de 53 años y con 18.365 horas de vuelo, como su copiloto Fariq Ab Hamid, están siendo investigados para tratar de descartar su participación en un atentado, sabotaje o suicidio. El primero de ellos llamó la atención de la policía después de que se conociera que tenía un simulador de vuelo en su casa y que había borrado datos del sistema. El primer oficial, por su parte, había invitado a dos jóvenes a volar con él en la cabina durante un vuelo anterior en 2011, violando las normas de la compañía. El Gobierno de Malasia asegura que la policía ha entrevistado a cerca de un centenar de familiares y amigos de cada uno de los pilotos, repasando sus conexiones políticas o religiosas y registrando sus viviendas particulares en busca de pistas. Su participación en una acción conjunta ha sido descartada, porque fueron escogidos para el vuelo a Pekín al azar por la compañía aérea.
Hasta 26 países han participado en los últimos 17 días en la búsqueda del avión, primero en el Mar de la China meridional y después en dos corredores aéreos que habían ampliado la zona de rastreo a más de 50 millones de kilómetros cuadrados, desde Kazajistán a Australia. Los restos localizados en los últimos días, junto al análisis de radares y satélites de varias naciones, habían reducido el área de operaciones al Índico sur.
El objetivo, una vez descartado que haya supervivientes, es recuperar el mayor número de fragmentos del avión posible en un intento de reconstruir lo sucedido. Estados Unidos ha enviado a la zona detectores capaces de localizar las cajas negras de un avión a una profundidad de 6.000 metros. Hallar las piezas más importantes de la investigación, incluida la grabación de lo ocurrido en la cabina del MH370 antes del siniestro, podría llevar meses en una zona tan remota y con condiciones climáticas tan difíciles como el Índico sur.

     .." DE TODOS LOS DISTRITOS "??"

       

de vuelta al barrunto..!

Tags