ENVÍANOS TU INFORMACION

foxyform
lunes, 25 de mayo de 2015

Santuario del Señor de Cachuy recibió a más de 35 mil de peregrinos

La peregrinación al Santuario del Señor de la Ascensión de Cachuy es una de las festividades religiosas más importantes de Lima. Postrarse frente a una imagen de Cristo es el premio a tanta devoción y resistencia.
Hilda Flores anda descalza. Las medias rotas hacen poco o nada para proteger sus pies de las dificultades de la ruta. No es un camino fácil. En el suelo, polvoriento y rocoso, se mezclan basura acumulada por años de peregrinaciones, astillas de madera que se clavan en la piel y esquirlas de piedras que provocan cortes.
Cualquier herida, inevitablemente, queda cubierta por una costra de tierra. Pero nada de eso desanima a Hilda. "Estaba mal de salud. Le pedí al Señor que me dé fortaleza para superar eso y lo hizo. Así que, en agradecimiento, le ofrecí subir sin zapatos. Pensé que me dolería, pero no me duele nada. Ni siquiera estoy cansada", manifiesta tras unas cinco horas de ascenso.
Como Hilda, miles de devotos hacen promesas al Señor de Cachuy. Algunos suben descalzos, otros cargan imágenes del Cristo o incluso mercadería para vender. Durante la festividad se combinan la fe y el negocio. Jaime Távara es un heladero de 60 años.
"La devoción te ayuda a la venta", dice. Los helados se le acabaron tan rápido como el malestar físico que sentía. "No tenía fuerzas, las piernas se me doblaban. Le dije al Señor que me ayude y la carga se hizo liviana. Subí como un 'chibolo'. Así es la fe", agrega.
Destino religioso
El pequeño pueblo de Cachuy está a más de tres mil metros de altitud, enclavado entre las montañas de Yauyos y sin acceso vehicular. Normalmente no viven ahí más de 150 personas, pero el 14 y 15 de mayo de 2015 amanecen cientos en sus calles.
"Los fieles subimos hasta aquí porque el Señor lo ha querido así", afirma Etelvina Barraza.
La leyenda dice que una pequeña figura de Él se dejó ver allí. Cada vez que esta era movida a otro lugar, desaparecía y regresaba al sitio de la primera aparición. Por ello se decidió construir ahí su santuario, y con él nació el poblado.
La mañana del 15 mayo, último día de la fiesta, los fieles se abren paso entre restaurantes improvisados y puestos ambulantes que venden recuerdos religiosos. La meta es llegar al templo, encender una vela y postrarse ante el Cristo. Pero lo más importante es lograr bendecir una imagen del Señor para llevar a casa y luego oír la misa.
Ese día el cura elige un pasaje del Evangelio de San Juan. "Os volveré a ver”, dice Jesús en el capítulo 16, versículo 22. Esas palabras son las que quieren oír los fieles, quienes esperan reencontrarse con el Cristo de Cachuy el siguiente año. Texto: Diario Correo. Video: Canal N - Hernán Medrano

     .." DE TODOS LOS DISTRITOS "??"

       

de vuelta al barrunto..!

Tags